Iniciando con el Corazón

¿Cómo hace una mujer para discernir algunas veces la línea delgada entre un vestido modesto y una vestimenta para ser el centro de atención?  La respuesta inicia en la motivación del corazón.  Una mujer debe examinar sus motivos y metas para su manera de vestir.  ¿Es su intención mostrar la gracia y belleza de la feminidad?  ¿Es su intención revelar un corazón humilde y consagrado para adorar a Dios?  ó ¿es llamar la atención a usted misma y exhibir su belleza? O aun peor, ¿esforzarse para despertar la sexualidad masculina?  Una mujer quien se enfoca en adorar a Dios considerará cuidadosamente como está vestida, porque su corazón dictará su guardarropa y su apariencia.
 (John MacArthur).
Algunas preguntas del CORAZÓN para considerar:
·      ¿Qué declaración hace mi vestimenta acerca de mi corazón?
·      En la elección de la ropa que he de vestir hoy, ¿Cuál atención deseo llamar? y ¿cuál aprobación quiero tener? ¿Estoy buscando agradar a Dios o impresionar a otros?
·      ¿Es mi vestimenta consistente con los valores bíblicos de modestia, dominio propio y apariencia respetable?, ó ¿mi vestido revela una identificación  excesiva y fascinante con los valores culturales pecaminosos?
·      ¿Con quién estoy tratando de identificarme a través de mi vestir?  ¿Es la Palabra de Dios mi norma o lo es la última moda?
·      ¿He pedido a otros individuos piadosos evaluar mi guardarropa y mi vestir?
·      ¿Existe alguna contradicción entre mi profesión de fe y mi práctica de la piedad?


Bendiciones de la Modestia
Recibir paz
Dios manda la modestia.  Aquellos quienes aman los mandamientos de Dios y los obedecen tienen gran paz. (Salmo 119:65)
Recibir el tipo correcto de atención
En general, serás guardada del tipo atención errado de la clase de hombres desviados, y atraerás el tipo  de atención correcta de la clase de hombres justos. (Mateo 5:27-28).
Reflejar la belleza interior imperecedera
La modestia expresa el corazón escondido de una persona, lo cual es lo que Dios más valora.
(1 Pedro 3:3-6).
Reflejar la piedad
Las mujeres piadosas se visten modestamente.
(1 Timoteo 2:9-10).
Reflejar el temor del SEÑOR
 La modestia muestra tu cuidado acerca de lo que Dios piensa acerca de ti y que no estás esclavizada a la moda, tendencias, o las opiniones de otros. (Proverbios 1:7).
Reflejar pureza del corazón
La modestia expresa pureza del corazón; la cual trae la asombrosa bendición de ver ¡al gran Dios del universo! (Mateo 5:8)
Recibir bendiciones en el matrimonio
La modestia ayuda a preservar la pureza y las maravillas del lecho matrimonial. (Hebreos 13:4).
Recibir alabanzas
Serás valorada por tus cualidades espirituales y del corazón más que por las características físicas. (Proverbios 31:30).
Resoluciones para la Modestia
1. Resuelvo vivir para agradar a Dios y darle la Gloria. (Salmo 86:12).
2. Cedo mi cuerpo a Dios. Oro, “Señor mi cuerpo te pertenece.” (Romanos 12:1-2).
3. Resuelvo ser modesta porque esto agrada a Dios (1 Timoteo 2:9).
4. Resuelvo ser pura. (Proverbios 22:11).
5. Resuelvo nunca vestirme en una forma que pudiera tentar a los hombres a tener pensamientos lujuriosos. (Romanos 14:13).
6.  Estaré dispuesta a permanecer en contra de cualquier cultura que es contraria a la Palabra de Dios y sus caminos. (1 Juan 2:15-17).
7. Resuelvo dejar cualquier prenda en mi closet ó sacarla de mi guardarropa sino glorifica a mi Señor. (1 Corintios 6:19-20).
8. Seré humilde y abierta ante las recomendaciones de otros. (Salmo 25:9).
RECUERDA que es posible tener una apariencia exterior modesta mientras tienes el corazón de un fariseo (lleno de crítica,  auto justicia, e hipocresía). (Mateo 23:27-28).  La modestia no es primero un asunto del vestir, es primordialmente un asunto del corazón.
El Regreso a la Modestia Cristiana
Aunque no debemos estar avergonzados del cuerpo en sí mismo como si fuera una cosa mala, debemos cubrirlo apropiadamente para preservar la castidad en mente y espíritu, especialmente en la adoración colectiva de nuestro Santo Dios.  
Los padres y los maridos son en última instancia responsables por lo que las mujeres de su hogar visten.  (Efesios 5:25-31).
Evaluaciones Prácticas 
Algunas veces no es lo QUE estás vistiendo, sino COMO lo estas vistiendo.  Presentamos algunas preguntas que te ayudaran a examinarte:
1. ¿Cuándo estoy vistiendo una blusa o prenda, puedo ver algo de mi pecho cuando me inclino? Si es así, necesito recordar colocar mi mano contra mi prenda cuando me inclino.
2. ¿Si estoy vistiendo una prenda con botones, hay algunos espacios que exponen mi pecho cuando giro a los lados o me muevo? Si es así, necesito poner un seguro entre los botones.
3. ¿Mi abdomen, espalda o ropa interior es mostrada cuando me inclino, me siento o levanto mis manos? Si es así, necesito encontrar una camiseta o blusa más larga o pantalones cuyo tiro sea más alto.
4. ¿Cuándo me siento, mi falda o prenda deja ver demasiado mis piernas? Sí es así, necesito tener cuidado de cómo me siento.
5. ¿Si permanezco en el sol, mi falda es transparente? Sí es así, necesito un fondo.

Advertencias Masculinas
Toma en cuenta de que existe vestimenta en particular que es un tropiezo para los hombres en su lucha contra la lujuria. Por ejemplo:
1.  Camisetas, blusas, faldas o vestidos pegados o ajustados.
2. Blusas, vestidos o prendas con escotes  pronunciados.
3. Blusas o camisetas  cortas, así como vestidos que dejan ver el abdomen y/o la espalda.
4.  Vestidos o prendas cortos o minifaldas. 
5. Los tirantes de la bolsa o mochila cruzando sobre el pecho.
6. Pantalones ajustados, especialmente sin bolsas    
     traseras.
7. Faldas largas con aberturas muy arriba a los lados.
8. Blusas, vestidos o prendas sin mangas y sin tirantes (Strapless).
9. Blusas, vestidos o prendas sin mangas y con tirantes. (Spaghetti-Strap).
10. Blusas, vestidos o prendas con telas traslucidas, especialmente cuando el sostén o la ropa interior es mostrada.
11. Pants con letras en la parte trasera.
12. Camisetas con letras sobre el pecho.
13. Shorts demasiado cortos.
14. Y sí, ¡también demasiado maquillaje!
Iglesia Bíblica Piedra Angular
Glorificar a Dios haciendo discípulos del Señor Jesucristo
Parte de este tríptico ha sido tomado de Revive Our Hearts  y Girl Talk: Mother-Daugther Conversations on Biblical Womanhood by Carolyn Mahaney and Nicole Whitacre.