El Pastor Mark Chanski de Holanda,  Michigan, piensa que muchos hombres cristianos se han quedados cortos de la visión bíblica de lo que  llama “husbanding” (Ser Maridos).  Ciertos factores culturales significativos han contribuido a esta realidad, pero Chanski observa que también hay temas teológicos profundos en el fondo.  Tomando su ilustración del juego del billar, Chanski describe a los maridos débiles como “muchachos pasivos, buena onda”, quien han caído presos de la “cuarta bola pasiva-violeta”.  El pastor Chanski argumenta que así como en la mesa de billar la cuarta bola, la violeta, es pasiva, de esta manera son muchísimos hombres.    Su libro “Autoridad Masculina” (Manly Dominion), es digno de atención cuidadosa.  Los hombres jóvenes de esta generación necesitan este libro –  y también muchos de sus padres.  He aquí un ejemplo de lo que dice:

El golpeteo constante del feminismo, mezclado al mismo tiempo con la pecaminosidad  propia del hombre ha resultado en una epidemia en los matrimonios modernos de hombres que son como la “Cuarta bola, pasiva- violeta”.  Los hombres han permitido a sí mismos ser emasculados e introducidos a una compañía de eunucos cobardes, quienes creen  que su meta es luchar para ser muchachos pasivos y buena onda en sus hogares. Les ha sido dicho, y ahora lo creen, que la “autoridad” es una palabra mala, que la dirección masculina es abusiva,  y que el liderazgo es agresivo y rudo.  Por lo tanto, estos maridos han abdicado del asiento del conductor y han tomado el asiento trasero en sus matrimonios. 



Adán ha llegado hoy a  convertirse en el chico modelo para el marido tolerante y a la moda. En lugar de permanecer enérgicamente al frente de su matrimonio, hablando cara a cara con la serpiente astuta, el está contento con sentarse atrás y ha dejado a Eva hablar con la serpiente. Y aún cuando Eva le dio a su marido el fruto, en lugar de levantarse como un hombre y rechazar firmemente transgredir la Palabra de Dios, él pasivamente cedió a los deseos extraviados e imprudentes de su esposa (Génesis 3:1-6).  Como resultado, Adán trajo maldición a su familia.

ESTE TRISTE RETRATO DE GÉNESIS CARACTERIZA A LA MAYORÍA DE LOS MATRIMONIOS MODERNOS. Y esto, hombres, ¡Es nuestra culpa!  Te urgimos a rechazar el pensamiento moderno y apropiarte del pensamiento bíblico.  Sin disculpas, la Escritura enseña que el hombre está puesto para ser el líder en su matrimonio y en su hogar.  El ser un  marido en verdad es un esfuerzo crucial  que requiere autoridad masculina.

                        Traducido por Ed Osuna, de: http://www.albertmohler.com/2005/07/22/we-need-more-faithful-husbands-not-passive-nice-guys/